Rector Rafael Rosell Aiquel explicó crisis en El Líbano y entregó propuestas para una salida del conflicto

11 septiembre, 2020

El 10 de septiembre, vía streaming, Rafel Rosell Aiquel, rector de la Universidad Pedro de Valdivia (UPV), abogado y académico especialista en Medio Oriente, participó en el foro “El Líbano encrucijada entre la violencia y la paz”, organizado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela. En el evento también expuso la Dra. Vanessa Neumann, embajadora de Venezuela ante Reino Unido e Irlanda, y el académico Dr. Ramsis Ghazzaoui.

El rector  Rosell Aiquel explicó los orígenes de El Líbano para así entender el actual conflicto. Frente a la devastadora explosión que sacudió a Beirut hace algunas semanas afirmó que “ese fue el detonante de una crisis que existe desde hace años y que hace pocas semanas volvió con fuerza. Lo que no sabemos es cómo se inició el incendio y las consecuentes explosiones que hoy se están investigando”.

También  se explayó sobre cómo desde mediados del siglo XX se ha deteriorado la situación en El Líbano. “Hay países que se entrometen en la política interna libanesa. En los periodos de paz se podía vivir con tranquilidad independiente de la religión que se practicara, hoy El Líbano se ha convertido en un botín para facciones internas y fuerzas extranjeras”, declaró el rector de la UPV.

Además, entregó posibles salidas al conflicto. Primero abogó por una neutralidad activa: “esto significa que El Líbano debe mantenerse neutral ante conflictos externos para que no existan injerencias extranjeras ni que grupos internos libaneses cooperen con ellas”. Además, recalcó la importancia de un estado laico: “eso es lo que propone el presidente Michel Aoun. Yo lo llamaría ‘estado laico con democracia liberal’, donde exista un profundo respeto a las minorías”. Finalmente, el rector de la UPV dijo que para lograr una salida adecuada a la crisis debe existir un respeto real a los DDHH: “Es fundamental la libertad de culto. Solo así la multiplicidad cultural y religiosa pueden mantenerse como un foco de luz ante la intolerancia humana”.