Análisis Internacional: El magnicidio que cambia el mapa mundial

Columna de opinión publicada en VOCES de diario La Tercera: https://www.latercera.com/opinion/noticia/magnicidio-cambia-mapa-mundial/965719/

En esta columna colaboró Karen Marón, reportera en Medio Oriente y África del Norte.

El primer ministro iraquí Adel Abdul-Mahdi expone en el Parlamento y es retransmitido por la televisión local. Solicitó la expulsión de las tropas estadounidenses de Irak compuesta por 5 mil hombres que desde 2014 operaban en el país para combatir el grupo terrorista DAESH/ISIS.

La resolución está aprobada tras el magnicidio del general mayor iraní Qasem Soleimaní en Bagdad y ordenado por Donald Trump. Y aunque Trump amenaza con no retirarse y generar una nueva ocupación -similar o peor que la iniciada en 2003- esta resolución es tan histórica, como el general asesinado y millones de árabes de la región lo hubieran soñado.

Pero una afirmación en esa exposición de Adel Abdul-Mahdi convulsiona el escenario: el asesinado comandante Soleimani- el líder reconocido mundialmente por ser el mayor artífice de la lucha contra el terrorismo del DAESH/ISIS en Siria, Irak y Líbano- llegó a Bagdad para dar una respuesta de Irán a los iraquíes.

Los sauditas hicieron una oferta para reducir la escalada de tensión en la región y se esperaba la respuesta de Teherán. Se suponía que se encontrarían a las 8.30 de la mañana.

Lo más significativo es que Mahdi aseguró que el mismo Donald Trump se comunicó con él para pedirle que medie con Irán y luego ordenó el ataque de aviones no tripulados asesinando a Soleimani.

Y no fue un ataque convencional, fue un asesinato cruento: un ataque de precisión con un avión no tripulado MQ-9 Reaper, un dron también conocido como Predator B que puede alcanzar una velocidad máxima de 480 km por hora. El dron lanzó dos misiles Hellfire R9X, también conocidos como “Ninja”, un proyectil aire-tierra diseñado para destruir carros de combate desde helicópteros o aviones.

El ataque fue contra dos vehículos del convoy donde viajaba Solemaini, poco después de que rebasaran una curva, cerca de una terminal de carga en la salida del aeropuerto de Bagdad.

En el CentCom, el Comando Central Militar estadounidense responsable de proteger los intereses de seguridad en un área que se extiende desde el Cuerno de África hasta Asia Central que abarca 20 países, están confusos.

Parece que los generales tomaron conciencia del error estratégico monumental que acaban de cometer. El general Mark Milley ha señalado que “Estados Unidos es muy consciente de la magnitud de la respuesta iraní”, pero que está haciendo todo lo posible “para reducir la tensión”.

Una tensión tan profunda que fuentes en Teherán dijeron que Estados Unidos le había pedido a Irán, a través del agregado comercial suizo, que representa los intereses estadounidenses en Teherán, y a través del ministro de Exteriores de Qatar, que no lleven a cabo “una respuesta desproporcionada”, es decir, una respuesta que afecte los intereses militares estadounidenses en varios países de la región o de sus aliados saudíes o israelíes.

Por su parte, los regímenes de Riad y Abu Dhabi están conteniendo la respiración y siguen lanzando llamamientos a la reducción de la escalada. porque se ha cometido una insensatez geoestratégica irreparable. El general Soleimani es un símbolo del poder, la influencia, la estrategia regional de Irán y cambia la situación en Oriente Medio.

Es que el asesinato del antiguo comandante en jefe de la Fuerza Al Quds, marca un punto de inflexión en las relaciones de Washington no solo con Irán, sino también con Irak. Esta eliminación afectará significativamente la posición general de Estados Unidos en Medio Oriente. El revés puede ser enorme y depende en gran medida de la respuesta de Irán y la de sus muchos representantes en la región.

El ex director de la CIA, David Petraeus, remarcó que es “imposible exagerar” la importancia del ataque a Qassem Soleimani, porque el general mayor “es el equivalente en términos estadounidenses del director de la CIA, el comandante de CENTCOM, el comandante de JSOC y el enviado presidencial para la región de Irán”, El ataque contra Soleimani ha aumentado las tensiones entre Estados Unidos e Irán y planteó preguntas entre los legisladores sobre si la administración Trump tiene una estrategia en marcha para avanzar.

Petraeus dijo que la “verdadera pregunta” para Estados Unidos es si existe una iniciativa diplomática.

“No es suficiente, ellos saben cómo comunicarse con nosotros. Creo que en realidad deberíamos tratar de comunicarnos primero a través de intermediarios, como lo hemos hecho en el pasado, y luego tratando de llegar a algún tipo de acuerdo sobre cómo volver al acuerdo nuclear que tenía sus puntos fuertes, así como algunas deficiencias, para estar seguros, y luego abordar las otras quejas y problemas legítimos que tenemos sobre la actividad de la milicia, el apoyo y el programa de misiles “.

Esta expresión sorpresivamente se refiiere al pacto nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis potencias mundiales -Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- logrado tras arduas negociaciones que duraron cerca de dos años. Un acuerdo donde el presidente Donald Trump rompió por una situación que el ex embajador británico en Estados Unidos, Kim Darroch,  consideró un acto de “vandalismo diplomático” contra su antecesor, Barack Obama, según cables diplomáticos filtrados.

La acción de Donald Trump hará que Irán muestre una reacción impredecible. Trump ha eliminado a un oponente considerable de la peor manera posible y ahora nadie sabe cuál será la misión de su sucesor. Esto ha reducido a cero cualquier posibilidad de normalización con Irán, lo que -dado el peso iraní en la región- es un desafío para la presencia de Estados Unidos.

A esto se suma la decisión inusual y anterior de la Administración Trump -tomada en el mes de abril- de designar oficialmente a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica -una rama de las Fuerzas Armadas iraníes-  como un grupo terrorista, aunque es una institución del Estado iraní y no un actor no estatal contrariamente a las otras entidades que figuran en la lista estadounidenses de organizaciones terroristas.

Pero este asesinato también es considerado un error estratégico por Scott Anderson -un ex diplomático de la embajada de Estados Unidos en Irak- porque el ataque contra las posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi) se ejecutó sin considerar las consecuencias. Y si tal vez se ha hecho un daño moral y sentimental al pueblo y Gobierno de Irán, sin embargo es un error táctico y estratégico contra los propios intereses de Estados Unidos, ya que Irán no se va a derrumbar.

Al asesinar al estratega más fuerte de Irán en la lucha antiterrorista le da fuerza y ventaja a los grupos terroristas en el Medio Oriente para continuar con sus acciones y la reacción por parte de Irán. podría neutralizar las críticas europeas ante las incesables sanciones estadounidenses contra el país persa que afectan intereses europeos.

Asimismo, estas medidas descontroladas pretenden frenar el fortalecimiento de las alianzas fortalecidas en 2019 entre Irán-Irak; China-Irán-Rusia; así como entre Irán-Afganistán.

Es probable que con estos hechos, el juicio político en contra de Trump podría revertirse si la industria militar y el lobby israelí se satisfacen con la puerta bélica que se está abriendo.

Pero Irán por su parte ha desarrollado una política exterior milenaria y minuciosa, asumiendo posiciones frías y racionales, con visión de futuro, donde aún estudia la respuesta racional y proporcional a dicha agresión que no necesariamente significará que será a corto plazo.

Sin embargo, la República Islámica de Irán tiene muchos años preparándose para estos escenarios bélicos, desarrollando una industria tecnológica militar con gran capacidad de acción.

Estados Unidos igual está claro que no puede enfrentar a Irán en su propio terreno porque podría afectar el comercio marítimo mundial con el cierre del estrecho de Ormuz que se encuentra en territorio marítimo iraní. Este paso de mar es de gran importancia porque conecta el Golfo Pérsico con el océano Índico y donde pasa el 35 por ciento del petróleo que transita por el mundo.

Sin duda la Comunidad Internacional debe tener grandes preocupaciones de esta acción por parte de Estados Unidos que tendrá impactantes efectos en el Medio Oriente.

Rusia y China en lugar de Estados Unidos

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia; Serguéi Lavrov y su homólogo chino, Wang Yi, en una conversación telefónica han abordado la escalada de las tensiones en Medio Oriente. Tanto desde Moscú como desde Pekín han confirmado la inaceptabilidad del uso de la fuerza en violación de la Carta de las Naciones Unidas y la necesidad de que todos los países respeten la soberanía y la integridad territorial de otros Estados.

Los ministros han señalado que esta acción ilegal de Estados Unidos agravó seriamente la situación en la región ya que el estrecho de Ormuz es un punto vital para Occidente y una gran cantidad de destructores y buques de guerra estadounidenses atraviesan el estrecho de Ormuz, el mar de Omán y el golfo Pérsico.

Las consecuencias son tan variadas que diferentes grupos políticos dentro de Irak han solicitado que Rusia y China pueden reemplazar a Estados Unidos en el entrenamiento y asistencia de las fuerzas miltares iraquíes. Otro movimiento plaquetario, que reformula aún más el escenario regional y mundial y que al finalizar esta columna, todo está por suceder.