Taller “Sexualidad y Afectividad en Adolescentes y Jóvenes con Necesidades Educativas Especiales Permanentes”

1 octubre, 2019

 

Las carreras de Psicología y Educación Diferencial de Sede Chillán, en alianza con el Centro de Capacitación especial San Rafael, realizaron la Jornada Taller “Sexualidad y Afectividad en Adolescentes y Jóvenes con necesidades Educativas Especiales Permanentes”, en el Teatro Municipal de Chillán.

La actividad contó con más de 180 asistentes, entre personas con necesidades diferentes, apoderados, estudiantes, profesionales, titulados, docentes y autoridades municipales y regionales.

Fue una jornada significativa y provechosa, en donde se pudieron intercambiar opiniones y experiencias, entre personas que poseen diferentes vivencias, por lo tanto de mutuo enriquecimiento.

Participaron en la organización los equipos de las carreras, los docentes Claudia Hernández, Krysler Monroy, Jenniffer Iturra, Andry Hernández y Lucía Arroyo, Directora del Centro San Bernardo.

En su origen, hacia el año 1100, las Universidades “Universitas” en latín, nacieron como agrupaciones de personas interesadas en la generación de conocimiento. En la oportunidad estaremos haciendo eco de esta idea original, generando conocimiento en torno a la “Sexualidad en adolescentes y jóvenes”.

En la instancia se destacó que vivimos en una época en donde la apariencia es más importante que el ser, el funeral es más importante que el muerto, la boda importa más que el amor y el físico más que el intelecto, el envase interesa más que el contenido y donde las relaciones entre las personas se quedan en la superficialidad, en lo físico, la genitalidad más que en la profundidad de un contacto íntimo de trascendencia. Es en este contexto que adquiere enorme sentido reunirse a compartir visiones, experiencias y construir conocimiento en torno a la sexualidad.

Como contexto investigativo, desde el que se generó la presente actividad, se realizaron encuestas a apoderados y estudiantes, encontrándose que el 90% de los encuestados opinan que las personas con capacidades diferentes pueden tener pareja, pero un porcentaje mucho menor, el  40% ha tenido experiencias sexuales satisfactorias (dato que en todo caso no se distancia de lo que ocurre en torno a la satisfacción sexual en población general). El 60% de las familias hablan sobre sexualidad, afectividad, métodos anticonceptivos, en tanto el 30% de las familias opinan que sus hijos han recibido suficiente información en torno a la sexualidad. Asimismo, el 50% de las familias conversan abiertamente sobre sexualidad, mientras que el 40% opina que los jóvenes con capacidades diferentes pueden captar potenciales situaciones de abuso. Finalmente, el 70% opina que tienen los mismos derechos en torno a una vida sexual.

Estos resultados denotan una brecha entre lo que se considera como como “lo que debiera ser” en torno a la sexualidad y lo que las personas hacemos, una distancia entre el discurso y lo que efectivamente se hace.

Es claro que debemos propender a abrirnos a hablar sobre sexualidad y no esconder la cabeza, como una dimensión importante de la vida de todas las personas, para prevenir potenciales situaciones de riesgo y para el proceso de convertirse en persona y el camino hacia la búsqueda de la felicidad.

Los participantes destacaron el enriquecimiento logrado en la jornada, abordando temáticas nuevas y poco tratadas en contextos académicos, en donde los estudiantes de cuarto año de la carrera de Psicología, desplegaron sus competencias, siendo facilitadores de los talleres.